Servicios

Implantologia

 

La implantología es una especialidad de la odontología que se lleva usando desde la antigüedad con el propósito de suplir la perdida dentaria, aunque parezca ser una técnica muy reciente e innovadora.

El implante dentario esta indicado para aquellas  personas a las que les falta una o mas piezas dentarias y que cumplen las condiciones que describiremos a continuación. No todos los pacientes están en condiciones de recibir un tratamiento de implantes.

Para seleccionar al paciente es imprescindible hacer un estudio radiológico, que nos indicará la cantidad y calidad de hueso disponible para poder colocar implantes sin lesionar estructuras anatómicas, cavidades ni paquetes vásculo-nerviosos. El problema de la falta de hueso se puede solucionar en muchos casos con un auto-trasplante de hueso propio, el levantamiento de seno o la regeneración ósea con plasma enriquecido.

La máxima indicación es en aquellos pacientes con falta de piezas unitarias (fundamentalmente en el grupo anterior) y pacientes portadores de prótesis completas o removibles, pacientes jóvenes, ya que evitamos así tallar una pieza sana para realizar una prótesis convencional.

Las contraindicaciones absolutas son:

1.- Estados inmunológicos deficientes
2.- Uso continuo de corticoides
3.- Diabetes no controladas.
4.- Insuficiencia renal crónica.
5.- Hemofilia.
6.- Cirrosis hepática.
7.- Algunas discrasias sanguíneas.
8.- Alteraciones psíquicas: esquizofrenia, demencias.
9.- Pacientes sin bases óseas, sin posibilidad de realizar auto-injertos o la regeneración ósea con plasma.

Contraindicaciones temporales o relativas:

1.- Embarazo.
2.- Enfermedades agudas en general
3.- Infecciones en general.
4.- Enfermedades orales en tratamiento o no tratadas.
5.- Pacientes que han recibido recientemente tratamiento de radio-terapia.
6.- Grandes fumadores.
7.- pacientes con muy mala higiene.

El implante dentario es un instrumento normalmente de titanio que se coloca en la mandíbula y encías para sustituir la raíz del diente natural que falta. Mas adelante se colocará una corona, que se adhiere al implante. Esto nos permitirá, sonreír, hablar y masticar cómodamente.

Cuando la implantación ha sido un éxito, se dice que ha ocurrido la osteointegración, esto es, el implante se ha adherido correctamente al maxilar y el hueso crece a su alrededor para soportarlo con firmeza.

La estructura de visitas durante el curso de una cirugía de implantes suele ser la siguiente:

Primera fase:

Colocación de implantes.
4 o 5 días después, la inflamación desaparece.
7  u 8 días después de la cirugía, se extraen los puntos de sutura.
3 o 6 meses después de la cirugía, concluye el proceso de cicatrización ( 6 meses maxilar superior y 3 meses en el maxilar inferior) 
 
Segunda fase:

3 0 6 meses después, se descubren los implantes
Toma de impresión y toma de registros
Una semana: prueba de dientes.
Una semana: Colocación de la prótesis definitiva

A partir de aquí, los pacientes deberán acudir a una revisión cada 6 meses y mantener una higiene bucal adecuada.